20131102-130034.jpg

Toma barroco

 

La presentadora del festival de este año parece haberse encariñado con el modelo que Jean Paul Gaultier le diseñó para la primera semifinal. El couturier sigue esperando el baúl con dicha estructura textil pero UPS aún no le ha facilitado el tracking code, así que ha decidido hacer público el comportamiento poco profesional de la pizpireta presentadora.
Estamos frente a una pelea de gatas cuyo desenlace puede ser imprevisible, ya que un bocado de Petra puede arrancar de cuajo el brazo de un hombre adulto.

El vestido presenta una abertura que permitió durante el show deleitar a las primeras filas del standig place con la visión de su vaginadentata potorro moreno, y quizá esa sensación de poder la convenció para no devolverla. Así que la pieza, que se intuye muy cómoda y de tejido poco rasposo, forma ya parte del fondo de armario de la joven sueca.

Anuncios