La batida se produjo en un momento de cruising en la puerta de la sauna

El pasado mes de febrero el Zoo de Copenhague causó indignación a nivel internacional por matar y diseccionar, ante la atenta mirada de niños y adultos, a una joven jirafa sana con la que después alimentó a los leones del zoológico. Ahora son algunos de los eurofans que van con la acreditación P viendo los ensayos zorreando por el Euroclub los que han muerto esta semana. Los responsables del parque zoológico aseguran que no les quedó más opción que ponerles una inyección y acabar con su vida, ya que al ser de naturaleza eurofán, jamás podrían tener descendencia y eso va contra la Asociación Europea de Zoos y Acuarios. Y que además había que hacer espacio para otros fans que, en breve, llegarán a los jardines de Frederiksberg.

Sin embargo el escándalo ha sido mayor cuando se ha hecho público que los trozos de musculoca han servido para alimentar a Axel Hirsoux, el candidato belga, que no contento con las mini raciones fashion-cool de plato cuadado, tabla de pizarra y vasito de espuma que le sirvieron en el restaurante Noma, exigió a los organizadores un repas como al que está acostumbrado en su país, y eso incluye mucha carne joven.

El terror entre las eurofanas multimillonarias que han podido pagarse las entradas es mayúsculo. Si ya les parece un drama cruzar los descampados del Hallerne con sus tacones entre rastrojos y tractores, el molesto incidente las ha conmocionado y ya no se ríen tanto como antes, copa en mano, del rustique chic danés.

La redacción de Eurocommotion, becaria incluída, pedimos a las desplazadas que aumenten la seguridad en sus yates y lofts alquilados durante estos días, ya que si bien el zoo nos ha asegurado que no lo van a repetir, aunque ganas no les falte, Axel sigue en la zona y nos suponemos que, insaciable, acechará por los rincones en busca de incautas para hacerse unas morcillas.

 

Modeeeeeeeeeeeerrrrrr!

 

 

 

Anuncios