Por fin se ha descubierto el misterio de las inmediaciones del recinto del B&W Hallerne, lugar dónde se celebrará el Festival de Eurovisión.

Muchos eran los comentarios sobre el estado en el que se encontraba el espacio que rodeaba el recinto por la cantidad de matorrales, arbustos y matojos que podían observar las personas acreditadas al acudir a los ensayos los pasados días y por fin se ha descubierto el pastel. La organización del Festival, que este año está en todo,  ha decidido crear una zona en la que se encuentren de lo más  a gusto todas las eurofanas y prensa acreditada. Ya de paso esperan descongestionar un poco los baños de la sala de prensa que siempre se han caracterizado por estar de lo más concurrido sobre todo por las tardes que es cuando empieza a picar la chirimolla.

Para ello han preparado un acto de inauguración por todo lo grande, con instalación de farolas de Leroy Merlín con fácil acceso a piedras para que sean los propios usuarios los que revientes los lucernarios (ya se sabe que los maricas de cruising son como los vampiros, cuanta menos luz mejor), voluntarios del colectivos LGTB de la capital danesa que serán los encargados de repartir “kits de superviviencia” y para cortar la cinta inaugural se ha contado con la presencia de Andreas Lundstedt (integrante del grupo Alcazar) que ha viajado de propio desde Suecia para el acto, mostrando una gran impaciencia por estrenar el espacio  y ha declarado: “ La organización me ha asegurado que el uso de la red 3G y 4G está garantizado y todos los usuarios podrán utilizar su Grindr sin ningún tipo de problemas”. Al cortar la cinta se grito el lema de este año “ JoinUs”

Anuncios