Bonnie Tyler to sing for UK at Eurovision

Puedo ser de barrio bajo andergrauuuuuuuuññññññ!!

 

La artista, que hace pocos días nos sorprendió a todos con la compra de los derechos de la canción de Las Ketchup, ha entrado con fuerza en los parquets internacionales especulando al alza con el valor de la tonadilla y ganando con la operación un buen pico de beneficio. La compra ha sido realizada por el holding BonnyTyCorp, del que la cantante de Believe in me es propietaria.
Nuetra experta en temas macroeconómicos Sara Carbonero nos comenta que estas ventas en corto están bajo el punto de mira de Bruselas ya que “los valores tóxicos, como el de este caso, son altamente inestables y tienen el mismo nivel de riesgo que las hipotecas basura. En el Ibex hay miedo de que estos negocios de Massiel perjudiquen la recuperación económica española”.

Massiel por su parte está encantada ya que asegura “las canciones me dan un poco igual, a mi lo que me gusta es la panoja para gastármela en lo mío. Además que Bonnie sabe lo que se hace y esta canción la va a defender incluso mejor  igual de bien que yo”.

Podríamos entrar en el debate de porqué el Ministerio de Cultura no defiende su patrimonio inmaterial de manera más eficiente, permitiendo que iconos de nuestra identidad nacional acaben en manos extranjeras, pero estos análisis tan complejos se lo dejamos a nuestros colegas de Intereconomía.