3678006_640px

La jamelga, cuando sentía de todo en su piel

No sabemos qué le pasa a Elena Ionescu que asegura que ya no siente el ritmo del cuerpo tocándole ni el perfume del viento besándole. Todo un drama viniendo de una chica tan joven tan llena de chispeante vitalidad, que presuponíamos feliz en su Rumanía querida.
Puede que las declaraciones recientes de su profesora de español, diciendo que no podía aguantarla más, que sólo quería aprender español de chiringuito y nada de Cela ni de Etxebarría le hayan afectado, pero pensamos que detrás de todo esto hay un rollo Showgirls, o todo lo contrario, una Vida de Adèle
Y claro, si se le añade el hecho de que su diva Thalía no remonte y que Elena se vea obligada a bajarse sus discos del torrent (porque iTunes Rumanía bloquea por seguridad nacional a Thalía, como es lógico y normal) haga que se esté replanteando su futuro en el mundo de la música y su vida en general.

¡Elena cariño, recuerda tu mantra vital y recupera el ritmo!

Vamos, vamos, vamos,vamos alla, (ahi)
vamos, vamos, (asi), vamos (muevete)
vamos, vamos, vamos, vamos alla (arriba arriba)
(asi asi, vamos alla)