Carola, hace unos días

Tarde o temprano tenía que pasar, y ese día fue el pasado 11 de noviembre en la capital sueca.

Parece ser que la gran estrella, ganadora tres veces del Melodifestivalen y todo un icono en su país, se pasó de vuelta y vuelta en las máquinas de rayos uva de los conocidos centros de bronceado “Solenmaniejen”, lo que le produjo unas buenas ampollas por todo su cuerpo serrano, cosa que nos hace pensar que no serán pocas…

La intérprete, enferma de tanorexia,  está estudiando interponer una demanda a esta empresa, según ha expresado en  declaraciones a la prensa: “Ya más de una vez se me han agarrado las extensiones  en los ventiladores de estas máquinas que yo pensaba que eran una bendición del Señor, pero han resultado ser una trampa del lobbie gay judeo-masónico” , quizás refiriéndose al hecho de que el dueño del local es una conocida Drag de la noche de Estocolmo.

La cantante que perfectamente podría ser el engendro de juntar a Lidya Lozano y Madonna en la máquina de fusionar de “Tu cara me suena”, permanecerá en observación durante unos días en el hospital, vendada de arriba abajo.

freddy1

Carola hoy, enseñando la manicura