Las alarmas han saltado en la comunidad eurofan: anoche unas grúas de gran tonelaje aparcaron frente al domicilio de Salomé. Presuntamente, la artista ganadora del 69 habría decidido cambiar de sitio su histórico vestido de cerámica a un nuevo lugar aún desconocido. Se da por hecho que la operación haya sido ejecutada de noche para evitar manifestaciones y acciones de enfurecidos fans en contra de su traslado.
Salomé, echaremos en falta tu entrañable coletilla “pues en el altillo de casa lo tengo” en cada especial Eurovisión, pero nosotros confiamos en tu buen hacer y te mandamos un enorme beso desde aquí.